viernes, 30 de diciembre de 2016

El día que me pillaron viendo mujeres desnudas

Como ya os dije en el anterior post, hace mucho años que trabajo como comercial, y me ha pasado de todo en el trabajo. Pero como anécdota os voy a contar el día que peor lo pasé, con una mezcla de vergüenza y diversión, para que toméis nota.


Tras haber rotado en varios departamentos de venta, por fin me tocó el de informática, que era el más deseado y al que sólo se llegaba tras tener mucha experiencia en otros sectores. Llevaba una temporada cuando, en aquel día fatal, se me ocurrió hacerme con un portátil de última generación, y en la hora en que había mejor afluencia de público, probarlo con lo que en aquella época era la afición masculina por antonomasia: ver porno.
En un rincón algo escondido, encendí el pc y empecé a navegar por internet, tecleando de memoria algunas de las webs X que más me gustaban en aquel momento; un poco después empecé a aburrirme, y decidí buscar algo nuevo, así que teclee: "incesto porno". Al momento empezaron a salirme nombres de vídeos relacionados con este tema, y acabé entrando en uno llamado "Pillada a mi hermana". Era bastante largo, más de 20 minutos, pero como por suerte seguía sin venir ningún cliente, pude ver íntegramente el asunto y disfrutar de una follada con la supuesta hermana del tipo, con orgasmo femenino incluído en forma de lluvia dorada.
Una vez acabado enlacé directamente otro vídeo porno, esta vez de categoría lésbica; no es que fuera mi tema preferido, pero al menos era novedad. Empezaron a salir jovencitas desnudas a diestro y siniestro, pero como me pareció que aquello tenía poco asunto, preferí mejor ver otro de dos chicas masturbándose; y ahí se vino el desastre.
No sé todavía cómo, debí de subir el volumen del equipo justo cuando el vídeo empezaba a reproducirse; eso, unido al repentino silencio que se produjo en el hilo musical del establecimiento, y que las tías eran unas salidas que gritaban como si se fueran a volver loca, hizo que todo el mundo pusiera sus ojos en mí, sin ninguna duda de lo que estaba haciendo con el pc.
Las consecuencias de aquello os la contaré en un próximo post, pero ya podéis imaginar lo que recé en aquel momento para que se me tragara la tierra.